Te gustan las habitaciones con un toque de color, pero no hay términos para decidir por un tono u otro …  ¿Cálido o frío? ¿Intenso o discreto? ¿Tu favorito o el de tus compañeros de vida? Estas claves te ayudan a elegir de qué color pintar tu casa.

1. LAS DIMENSIONES DECIDEN

Si la habitación es pequeña, lo mejor será elegir colores no demasiado intensos, ya que estos reducirán el color y no tendrás la oportunidad de añadir accesorios que le darán el estilo que quieres mostrar a tu espacio. Y mejor fríos que cálidos.  ¿Cual es la pared ideal para pintar de color? La que tenga las ventanas para dejar que la luz incida en las blancas.

2. ¿Cual es la orientación la habitación?

Si tu espacio está orientada al norte, recibirá poca luz natural, así que lo ideal es pintar esa pared con colores cálidos y pálidos. Pero si está orientada al sur, podrás optar por más fríos.

3. ¿Cuánta luz le llega a tu espacio?

Esto es clave para elegir el color. Si tienes sol durante muchas horas al día, podrás elegir colores más oscuros pero si entra solo luz, es mejor que optes por tonos más tenues.

4. ¿Y qué tipo de luz artificial tendrá?

Hablamos siempre de luz natural pero la artificial es clave, sobre todo en invierno. Ten presente que los LED fríos reducen la viveza de los colores; los LED cálidos acentúan esa calidez y los halógenos aportan una luz blanca que realza los colores. Al final debes combinar tu estilo con los accesorios que has elegido y el tipo de muebles que adornarán tu habitación.

5. ¿Cuál será el estilo decorativo?

Si tu estilo es nórdico o contemporáneo, te irán más los tonos fríos y neutros (azules o grises, por ejemplo). Si es más clásico, los neutros tirando a cálidos (los arena son una opción). Si es vintage, intensos (verdes menta, rosas, ocres…). Si es estilo industrial deberán estar presentes los colores neutros, fríos, cálidos (beige, gris, negro y blanco).

6. Un color para cada estancia.

Ejemplo: no es lo mismo pintar una sala de estar que un dormitorio. Para el primer caso, lo mejor es elegir tonos estimulantes (mostaza, por ejemplo) y para el segundo, más relajantes (azul, gris o verde suave).

7. ¿Brillante o mate?

Es importante el acabado. Si la pared que quieres pintar está perfectamente lisa, podrás elegir una pintura brillante. En caso contrario, mejor elige mate, así disimularás los defectos.

8. ¿Qué muebles tendrás?

Tenerlos en cuenta a la hora de elegir el color  de esa pared es vital, porque todo tiene que estar en armonía, ejemplo: si tus sofás son de colores variados te recomiendo guiarte por el de mayor intensidad de color o bien por el de mayor tamaño.

9. ¡Muestras y más muestras!

Y por supuesto, antes de quedarte con un color concreto, haz varias muestras y míralas a diferentes horas del día y con luz artificial. Será más fácil decidir.

Buscar un lazo de unión entre el color y la decoración que justifique su elección: el tapizado de una caja, los tonos de un cuadro, el estilo de  Encimera Caesarstone®

Tip final: elijas lo que elijas, combinando blanco y color conseguirás atraer las miradas y subir el nivel decorativo de cualquier espacio. Comprobado.

Leave a Reply